La impresión de etiquetas con pigmentos ópticos, tiene como principal característica su capacidad de reflejar la luz, creando impresionantes destellos que potencian el color y realzan la etiqueta.