El sector de confitería ha tenido que adaptar el packaging a los nuevos hábitos de consumo, en lo que se refiere a formatos y etiquetas. Estas últimas cada vez son más llamativas y fabricadas con complejas técnicas de impresión para generar brillos, destellos, texturas y contrastes que distingan a los productos de la competencia. El sleeve está siendo utilizado por este sector, como elemento diferenciador que se adapta perfectamente a los cambios de formatos.

Un ejemplo de ello, es el sleeve que se utiliza para los envases de chicle con forma de esfera, que cubre la totalidad del envase dando un toque de distinción al producto. En esta imagen, se puede observar algunas propiedades del sleeves, su capacidad de adaptación a envases de diferentes formas y tamaños y la posibilidad de combinar áreas de impresión y transparencias, en este caso para que se puedan ver los chicles.