Elimina las bacterias que transferimos de nuestras manos y del ambiente y que entran en contacto con la etiqueta.

La seguridad e higiene está siendo un elemento cada vez más relevante en nuestra sociedad.

Los envases son manipulados durante su proceso de fabricación y posteriormente por los usuarios finales cuando los utilizan. En ambos casos, se transfieren bacterias de nuestras manos y del ambiente que son eliminadas en un 99% cuando entran en contacto con la etiqueta antibacteriana. De este modo, la superficie etiquetada permanece libre de bacterias aún cuando el producto se haya utilizado muchas veces aportando mayor higiene y seguridad a los usuarios finales.

Se trata de una alternativa ideal para aplicar en productos de limpieza, cuidado personal, productos de higiene infantil y etiquetado de productos frescos, entre otras aplicaciones.

Está disponible en diferentes materiales fílmicos en brillo o mate para adaptar el acabado de la etiqueta a las necesidades de diseño.

Solicite más información.