Descripción de etiqueta (según diccionario): Marca, señal o marbete que se coloca en un objeto o en una mercancía, para identificación, valoración, clasificación, etc.
Hasta aquí la definición, sin embargo todos sabemos que una etiqueta, sleeve o cualquier otro tipo de packaging es mucho más que un elemento para identificar un producto. El etiquetaje es una excelente herramienta de comunicación entre la marca y el cliente y en muchos casos una ayuda al consumidor sobre cómo y cuándo utilizar el producto.

 

Un claro ejemplo de cómo la etiqueta puede convertirse en algo más que un elemento de identificación son las etiquetas de medicamentos o productos farmaceúticos sin receta.
Este tipo de productos incluyen,a menudo en forma de prospecto, un importante volumen de información referente a las indicaciones,advertencias, dosis etc… pero …

  • ¿dónde apunta el consumidor cuándo fue la última vez que consumió el producto? 
  • ¿cuándo es la próxima ocasión en que debe hacerlo? 
  • ¿qué dosis o cantidad de producto requiere la próxima toma?… 

éstas son sólo algunas de las preguntas que  frecuentemente se  plantea el consumidor de productos como suplementos vitamínicos, productos de desparasitación de mascotas, cosmética oral, etc.. entre otros ejemplos.

Si bien existe la posibilidad de llevar un control adicional de toda esta información, la forma más sencilla de facilitar el uso es incluyendo un soporte en el mismo producto que permita poder anotar las indicaciones de uso.
Las etiquetas multipáginas-booklets o las etiquetas collarín son ideales para satisfacer esta necesidad.
También podemos  dar un paso más allá y adaptarnos a los nuevos tiempos con las etiquetas interactivas. Las etiquetas interactivas utilizan la tecnología de reconocimiento de imágenes a través de una cámara para identificar en tiempo real cualquier tipo de objeto: fotos, logos, dibujos, rostros, códigos bidi, QR, códigos de barra. Una vez reconocida la imagen, la aplicación busca a través de Internet el contenido multimedia asociado y lo sobrepone de forma dinámica, ofreciendo múltiples aplicaciones interactivas: modelos 3D animados, vídeos, imágenes, textos, menús interactivos, audio y música y social data o cualquier programación a medida que haya desarrollado la marca.

De este modo, el producto a través de una imagen en la etiqueta puede vincularse a unas instrucciones de uso, calendario de tomas o cualquier otra aplicación que facilite y garantice un buen consumo del producto e incluso facilitar la creación de alarmas o avisos al consumidor directamente en su email o teléfono.
Se trata por tanto de buscar cuál es la opción más adecuada en cada caso para hacer del etiquetaje  algo más que un elemento de identificación y que se convierta en una  verdadera ayuda  para el consumidor durante su experiencia de consumo del producto.